¿Qué es el minimalismo?

El minimalismo es una forma de vida -o estilo de vida- que se enfoca a vivir solamente con lo esencial. No sólo se trata de reducir al mínimo tus pertenencias, sino también trata de aprender a priorizar lo que, para ti, tiene sentido en la vida, así como aprender a desapegarte de aquello que no te hace sentir bien y de aquellos objetos que no aportan ningún valor para ti en el día a día.

Eliminar el consumismo

El estilo de vida minimalista va en contra con el consumismo. Muchas veces, compramos las cosas no por necesidad, sino por el placer que supone tener algo nuevo. De la misma forma, la sociedad consumista en la que vivimos ha normalizado todo tipo de publicidad, cada vez más intrusiva y personalizada, y ésta nos hace creer que para ser felices tenemos que comprar todo aquello que se publicita.

Ser más respetuoso con el medio ambiente

A raíz de la normalización de este consumismo desenfrenado, se están agotando los recursos naturales de nuestro planeta y se está generando una cantidad ingente de basura que acaba en nuestros bosques, campos, montañas y en el mar, poniendo en un riesgo muy serio todo el ecosistema global.

Uno de los movimientos más populares últimamente respecto a este importante problema es el zero waste, que comparte muchas de las bases del minimalismo, como el hecho de reducir el consumo y la cantidad de residuos que generamos, reutilizar todos aquellos productos que tenemos para darles una nueva utilidad, e intercambiar o comprar productos de segunda mano para minimizar la sobreproducción de todo tipo de artículos.

Ser feliz

Pero hay otros ámbitos donde también es posible aplicar el minimalismo, y es en nuestras relaciones, emociones y pensamientos. Igual que el minimalismo nos ayuda desprendernos de las cosas que no necesitamos, también podemos aprender a deshacernos de todos aquellos pensamientos negativos o a dejar marchar a todas aquellas personas que se han convertido en tóxicas para nosotros. Del mismo modo, el minimalismo nos ayuda a conocernos mejor, a saber qué es lo que realmente nos hace felices y nos da las herramientas para que la felicidad no sea una meta, sino una forma de vivir.