¿Por qué no tenemos coche?

Nuestro estilo de vida

Mucha gente siempre nos pregunta por qué no tenemos coche. Y aunque la respuesta siempre es que no lo necesitamos, no paran de repetirnos que tener coche es sinónimo de libertad y que no pueden vivir sin él.

Parece que nuestra sociedad nos ha inculcado que cuando cumples dieciocho años tienes que sacarte el carné de conducir y comprarte un coche, aunque sea de segunda mano. Y más aún si te vas a independizar.

Aún así, para nosotros tener coche nunca ha sido una prioridad. Aunque alguna vez nos haya privado de ir a algún concierto o de hacer una excursión, siempre hemos visto más ventajas que inconvenientes a esto de no tener coche. Sabemos que en un futuro -cuando tengamos hijos o si nos tenemos que mudar más lejos del centro- lo necesitaremos, pero con nuestra situación actual, realmente un coche nos proporcionaría más dolores de cabezas que otra cosa.

Ahora mismo, tenemos mucha suerte de vivir a sólo un quilómetro del centro de Girona y a dos pasos del supermercado, con la farmacia delante de casa y con un centro de atención sanitaria muy muy cerca.

Además, somos jóvenes y nos gusta andar, así que si algún día tenemos que ir más lejos, no nos importa ir andando hasta el Espai Gironés, que se encuentra a una hora de camino desde casa, o ir al Mediamarkt, donde tenemos más de media hora andando. Seguramente, si tuviéramos coche evitaríamos a toda costa desplazarnos andando y, creedme, que esto supone a muchísimas personas tener que apuntarse al gimnasio para hacer un poco de ejercicio.

Aunque Jordi trabaja desde casa, desde hace un año yo trabajo en Lloret de Mar, donde voy dos veces por semana. Por suerte, vivimos en una ciudad bien comunicada por tren y por autobús, y si comparamos el tiempo que tardo en autobús con el tiempo que tardaría en coche, teniendo que encontrar parking en el centro y además pagar por él, me sigue saliendo mucho a cuenta coger el autobús.

Al principio, la idea de coger un bus para ir a trabajar no me gustaba, pues siempre he preferido el tren para transportarme, pero después de un año usando autobús tengo que decir que estoy muy contenta, pues NUNCA he sufrido ningún retraso. Seguro que si tuviera que ir a trabajar en tren habría llegado tarde más de un día (y de dos y de tres).

Es verdad, algunas veces hemos dicho: “Ves, hoy si que me gustaría tener coche”, pero siempre nos las acabamos arreglando para ir donde queremos ir. Y es que hemos visto que gracias a no tener coche podemos ahorrar muchísimo más de lo que podríamos ahorrar con coche. Sólo hace falta que cuentes lo que gastas mes a mes entre gasolina, alquiler de parking, mantenimiento y seguro. Súmalo y multiplícalo por los meses sin coche, así entenderás un poco más porqué queremos retrasar lo más posible lo de tener coche.


Laura Agustí

Me dedico al mundo del diseño de páginas web y de aplicaciones multimedia. Me apasiona la fotografía creativa y no puedo salir de casa sin una cámara en el bolsillo, aunque sea la del móvil. Cuando no estoy trabajando, me podréis encontrar dando vueltas a posibles nuevos proyectos o haciendo cualquier cosa creativa: haciéndome mi propia ropa, fotografiando, redecorando mi hogar, haciendo manualidades, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *